jurisconsulta.mx
Buscar
jurisconsulta.mx
 Búsqueda avanzada
INTERÉS JURÍDICO EN EL AMPARO. CARECE DE ÉL QUIEN RECLAMA LA FALTA DE EMPLAZAMIENTO Y, CONSECUENTEMENTE, LA SENTENCIA DEFINITIVA QUE DECLARA PROBADA LA ACCIÓN REIVINDICATORIA INTENTADA POR UN COPROPIETARIO DEL QUEJOSO (LEGISLACIÓN DEL ESTADO DE PUEBLA).
De conformidad con los artículos 4o. y 73, fracción V, de la Ley de Amparo, es presupuesto indispensable de la acción constitucional que el acto o ley reclamados por el quejoso causen perjuicio o afecten su esfera jurídica, lo cual deberá acreditarse de manera fehaciente. Ahora bien, carece de interés jurídico y, por tanto, deberá sobreseerse en el amparo promovido por el quejoso en contra de la sentencia definitiva -por falta de emplazamiento- que declara probada la acción reivindicatoria intentada sobre la totalidad de un bien inmueble del cual es copropietario. Esto es así, porque el fallo que ordena la restitución de la totalidad de dicho bien al actor, quien ejerció la acción como copropietario del quejoso, no puede pararle perjuicio alguno, ya que conforme al artículo 1081 del Código Civil para el Estado de Puebla, existe copropiedad cuando uno o más bienes pertenecen proindiviso a dos o más personas, lo que supone un estado de indivisión en el que cada copropietario ejerce su derecho sobre toda la cosa y no respecto de una parte de ella. De ahí que la sentencia definitiva dictada en ese juicio que declara probada la acción reivindicatoria intentada, ningún perjuicio ocasiona al quejoso, por el contrario, le beneficia, actualizándose la causal de improcedencia prevista por el segundo de los numerales mencionados.

SEGUNDO TRIBUNAL COLEGIADO EN MATERIA CIVIL DEL SEXTO CIRCUITO.

Amparo en revisión 318/2007. Moisés Sánchez Zamora, su sucesión. 12 de noviembre de 2007. Unanimidad de votos. Ponente: Raúl Armando Pallares Valdez. Secretaria: Gabriela Guadalupe Rodríguez Escobar.
Tesis Aislada, VI.2o.C.596 C, Semanario de la Suprema Corte de Justicia y su Gaceta, novena época, tribunales colegiados de circuito, XXVII, febrero 2008, pág. 2308